¿Y si te dijera que existe una manera de relacionarte con tu negocio sin necesidad de asfixiarte mientras lo lideras?

Para emprendedores digitales que quieren dejar de ser el hombre o la mujer orquesta y buscan disfrutar de verdad de su proyecto

Asistente Virtual - Ana Gloria Muela

¿Quieres saber por qué asignar tareas a otros es una necesidad más que un desafío?

¿Por qué algunos emprendedores logran alcanzar la velocidad cohete al delegar tareas?

¿Y por qué el dinero siempre responde mejor en negocios más organizados?

Si todos los emprendedores digitales que están funcionando hoy en día dedicaran su tiempo a lo que de verdad se les da bien en su negocio, el estrés y la frustración dejarían de ser sus principales compañeros de viaje.

La mayoría de personas con un proyecto propio pierden miserablemente su tiempo en tareas y micro tareas que, aunque no son prescindibles, sí son delegables.

Esto acaba provocando una sensación de bucle contínuo y de agotamiento que termina por bloquear el foco y la creatividad de la mayoría.

¿Y cuáles son las consecuencias?

✔ Pérdida de oportunidades de negocio.
✔ Imposibilidad de escalar y generar más facturación.
✔ Sensación de ineptitud (aunque sea del todo falsa).

Pero… si esto es algo que ocurre con tanta frecuencia, ¿por qué no se le pone solución?

Porque saben que necesitan ayuda, pero no se dejan ayudar (todavía).

Cada emprendedor se forma en la disciplina a la que se quieren dedicar, pero nadie les ha enseñado que, para levantar un negocio, es imprescindible multiplicar el número de manos con las que cuenta.

Y si todavía no me crees, déjame adivinar cómo es tu tobogán en un día de trabajo.

Abres el ojo y miras las notificaciones del móvil entre las que hay emails a punta pala, WhatsApp de clientes y algún que otro fueguito por resolver.

Tu agenda tiene tareas apuntadas hasta 2036 pero, aun así, siempre acabas sumando alguna más y eso te acaba de descuadrar por completo la semana.

Intentas encontrar el puñetero email donde estaba esa información tan importante que tuviste que apuntar en su momento, pero que obviamente no hiciste.

Pero también hay sorpresitas inesperadas: como ese cliente que tenía que pagar hoy y, por lo que sea, no lo ha hecho. Ahora ponte a reclamar… ¡Qué divertido!

En ese ir y venir de cosas por hacer, también hay otras que organizar, publicar y medir. Hay papeles que rellenar, correos que mandar y tablas que revisar.

Y aquí es cuando tu corazón palpita fuerte y la gota fría de sudor empieza a correr por tu frente, porque todo lo que te acabo de relatar se traduce en:

✔ Emails sin contestar (y gente enfadada porque no has contestado).
✔ Clientes y alumnos sin atender (y todavía más enfadados).
✔ Un Calendar desorganizado y en lenguaje jeroglífico (que ni tú mismo entiendes).
✔ Y un largo etcétera de cosas que tienen que ver con el caos generalizado.

Porque seamos honestos:

Tú solo no puedes llevar un negocio que pesa más de lo que puedes soportar.

¿Te acuerdas de cuando te hablé de que el estrés y la frustración son pésimos compañeros de viaje? 

Pues aquí es donde entro yo y me presento:

¡Hola!
Soy Ana Gloria y vengo con las manos tendidas a devolverte la sensación de respirar con calma.


Porque ese es mi propósito desde que era niña: escuchar y ayudar.

El ponerme en los zapatos de los demás me viene de serie.

A lo largo de mi vida he transitado por distintos puestos de trabajo que no me llenaban y en los que no tardé mucho tiempo en sentirme estancada.

“¿Esta va a ser mi vida?”

Pero, precisamente por hacerme muchas preguntas, llegué a la conclusión de que soy de esas personas que necesitan mantener el equilibrio entre emoción y acción.

También me di cuenta de que todas las situaciones que me han tocado vivir en esos trabajos que no me gustaban me han ido nutriendo de mis verdaderos valores, esos que me mueven a día de hoy.

Verás.

Somos cinco en mi tribu, por lo que la organización, la administración y la importancia de cultivar una mentalidad saludable son mis básicos del día a día.

Mi familia es mi faro.

Mis hijos son los que me inspiran cada día a seguir creciendo y mejorando, ellos son mis libros preferidos con los que disfruto y aprendo.

Para ellos es mi tiempo de calidad.

Y, entre tú y yo…

Podría haberme quedado quietecita dedicándome a la infatigable, pero fascinante, labor de madre, pero de repente la vida me descubrió otro plan que me pareció del todo enriquecedor:

Emprender como Asistente Virtual

Esto me da la oportunidad de elegirme a mí, de continuar creciendo y de aprender de manera constante mientras aporto valor a mis clientes y concilio con mi vida familiar.

Los que me rodean dicen de mí que soy servicial, disciplinada y una gran portadora de equilibrio.

Y volviendo atrás, sobre los pasos que he dado hasta ahora, me doy cuenta de que mi experiencia profesional y personal me han nutrido de algunas habilidades y recursos para salir adelante minimizando los ruidos y respirando en PAZ.

Así que, ese es mi propósito: ayudar, estar, acompañar y formar equipo, remando hacia el progreso y éxito de tu negocio, porque por eso estás aquí, ¿no?

Esto es lo que te ofrezco para liberarte de la carga de trabajo y ganar en paz mental

Servicios
administrativos

Gestión de agenda.
Gestión de emails.
Elaboración y transcripción de documentos.
Gestión de facturas y bases de datos.
Búsqueda y contacto de podcast para entrevistas.

Apoyo
gráfico

Imágenes para redes sociales.
Presentaciones.
Maquetación de documentos.
Infografías.

Complementos
digitales

Automatización de tareas.
Edición de video básico.
Maquetación de contenidos.
Posteo y mantenimiento de web: WordPress y Elementor.
Podcast: edición de contenido, programación y publicación.
Puede que me necesites para otras tareas que no haya desempeñado todavía, pero me comprometo a aprender y desarrollar lo necesario para llevarlas a cabo sin problema.

¿Te das cuenta de las ventajas que tiene dejar que yo haga todo esto por ti?

Son muchas, y entre ellas está el descanso, la tranquilidad y el tiempo para ti y los tuyos.

Pero además, desde el momento en que tú y yo hagamos el famoso “match”, seré tu tu bote salvavidas y tu mano derecha.

Soy esa persona que te ayuda y se ocupa de que tu negocio siga en marcha y en orden mientras tú dedicas tu foco y energía a tu campo de genialidad, ese por el que empezaste con tu proyecto aquel glorioso día.

Ya era hora de poder delegar y que todo siga yendo como la seda, ¿no?

Y si lo que te preocupa es la confidencialidad, la sincronización de horarios u otras limitaciones, he pensado en todo:


“Discreta” es mi tercer nombre

Ambos firmaremos un acuerdo de confidencialidad y seguridad para que no existan dudas sobre cómo se va a manejar la información. 


La flexibilidad horaria no será un problema

Aunque exista diferencia horaria entre tu ubicación y la mía, siempre encontraremos la forma de comunicarnos, incluso cuando sea urgente.


No soy diseñadora gráfica, pero tengo arte

Cuando te ayude con las creatividades de tus post o la maquetación y los diseños de tus documentos, me preocuparé por conocer tus gustos antes.


Si algo no lo entiendo, lo aprendo

Puede que me necesites para ciertas tareas que no haya desempeñado todavía, pero me comprometo a aprender y desarrollar lo necesario para llevarlas a cabo sin problema.


Estaremos en contacto directo

Nos reuniremos las ocasiones que sean necesarias para tener la capacidad de cumplir con las fechas de entrega adecuadamente.


Trataré a tus clientes con mucho mimo

Me preocuparé de que mi comunicación sea asertiva y respetuosa, incluso cuando haya conflictos de por medio. Tengo un hijo adolescente, soy especialista en negociaciones.

¿Has llegado hasta aquí y crees que me necesitas en tu equipo?

Analiza tus tareas

Ponte cómoda y valora qué tareas son ladronas de tu tiempo.
Si no eres imprescindible para llevarlas a cabo son las que puedes delegar.

Cuéntamelo

Rellena el formulario y me pondré en contacto contigo para reunirnos, resolver posibles dudas
y establecer las condiciones ideales para colaborar de manera efectiva.

CUÉNTAME QUÉ NECESITAS

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre


Ojo, aquí va un pequeño apunte.

Abstente de rellenar el formulario si:

Eres una persona informal, que no respeta el tiempo de los demás.
Eres alguien que constantemente cambia sus requerimientos sin una comunicación clara.
Te cuesta mantener tu soberbia a raya.
No se te da bien escuchar.
Sueles transmitir desprecio hacia el trabajo y el esfuerzo de otros.
Tu proyecto atenta contra valores éticos de cualquier tipo: humanos, animales o medioambientales..

Tengo muy claro con quien SÍ quiero trabajar, y ese alguien no cumple con ninguno de esos puntos.

Por eso, si tú y tu proyecto sois todo lo contrario a lo que acabas de leer, estaré esperando tu mensaje con mucha ilusión.

Scroll al inicio